Exacto, ¿por qué Pagarle a un Webmaster?

.

La pregunta de por qué pagarle a un Webmaster es una que con frecuencia se hacen aquellos que recién comienzan a desarrollar su presencia en Internet. En realidad, muchas personas piensan que si ya invirtieron en que alguien les diseñara su sitio web y están pagando a una compañía seria de hospedaje en la red, pues entonces no necesitan invertir en alguien que se ocupe del sitio, o sea, como si este pudiera cuidarse, mantenerse y desarrollarse por sí mismo.

Lo primero que debemos entender aquí es el objetivo para el cual hiciste tu sitio web. Si se trata simplemente de poner tu negocio al lado de wwww seguido por un punto, y sólo tienes una página de Inicio, y otras dos o tres explicando quién eres y qué servicios das, pues en ese caso no vale la pena pagarle a alguien especializado a tiempo completo y ni siquiera a tiempo parcial. Mi consejo en esas circunstancias es que aprendas a dar un mantenimiento básico que te tomará de 4 a 5 horas cada mes, y contrates un experto para que dos o tres veces al año te actualice todo por una módica tarifa.




Sin embargo, si el sitio web es parte importante de tu negocio, si su objetivo es captar clientes a través de Internet (fundamentalmente los buscadores y las redes sociales) y más todavía si tienes funcionalidades cuya esencia está en el entorno digital -como una Tienda Virtual, concertar Citas, subir documentos, dar seguimiento a los clientes a través de un autorespondedor, y otras-, pues entonces el webmaster ES IMPRESCINDIBLE.

Más abajo veremos si, de acuerdo al volumen de tareas a desarrollar, lo necesitas de tiempo completo, o puedes tener a alguien a tiempo parcial o mejor aún, alguien externo que te haga esas funciones: lo que en inglés se conoce como “outsourcing“.

Pero antes de llegar allá, es necesario que entiendas los diferentes aspectos relacionados con el funcionamiento y desempeño de tu sitio web. Comencemos por la ESTRUCTURA.

.

Por qué pagarle a un Webmaster: Estructura

El 90% de los sitios web de pequeños y medianos negocios se establecen usando Sistemas de Administración de contenidos, como Drupal, Joomla, o el más popular de todos, WordPress, que es en el que nos basaremos para la explicación que sigue. Si, como es muy probable, tu sitio está construido sobre WordPress, su estructura es la siguiente:

* La propia instalación de WordPress, que a inicios del 2017 va por la versión 4.7 y se actualiza al menos 3 veces en el año.

* Los “plugins”, que son los que garantizan las funcionalidades, tanto en la retaguardia (“back officce“) como en el frente (front office) de tu sitio web. Por ejemplo, es un plugin el que te permite hacer citas desde tu sitio web, mientras otro optimiza tu base de datos; otro plugin permite que tu sitio web sea respaldado, otro optimiza tus bases de datos, y otro comprime las imágenes para que no ocupen tanto espacio de disco… por citar sólo unos pocos ejemplos, pues hay cientos de miles de plugins, unos de mucha calidad y otros que para casi nada sirven. Estos plugins se actualizan constantemente, unos con más frecuencia que otros.

* Los llamados “widgets”, que “encapsulan” ciertas funcionalidades y no se actualizan con mucha frecuencia. Lo que ves en la barra lateral de tus sitos web, mostrando una opción de Búsqueda, o los Artículos Recientes, o los Últimos Comentarios, son widgets.

Cada vez que WorPress se actualiza a una nueva versión, sucede que hay plugins que siguen trabajando bien y otros ocasionan problemas, que van desde muy sencillos, hasta sacar a tu stio de la web. Por ello, tu Webmaster tiene que actualizarlos… siempre y cuando los autores de los mismos los hayan adaptado a la nueva versión, o deben eliminarlos y sustituirlos por otros que hagan lo mismo, pero no te traigan problemas (algunas veces ese proceso lleva sólo par de minutos, otras puede requerir par de horas). En ese momento, si no tienes un Webmaster propio, o de alguna manera parcial u ocasional trabajando para tí, comienzas a tirarte de los pelos hasta casi perder la cabellera.




Ahora vamos a la principal funcionalidad de tu sitio web: la capacidad de que te encuentren, que te conozcan, que lleguen hasta tu sitio (entre más de 200 millones de sitios web), te visiten y regresen. Para ello, alguien tiene que “optimizar tu sitio web para los motores de búsqueda”, lo cual sería función de un mercadólogo, o de un Webmaster con experiencia en SEO (por las siglas en inglés de “Search Engine Optimization“).

Los algoritmos (léase requerimientos o exigencias) de Google y Bing se actualizan con mucha frecuencia, a veces varias veces por semana, e incluso en ocasiones, varias veces por día, lo cual requiere de tu Webmaster un alto nivel de atención, actualización… y varias horas de trabajo.

En general, aunque de SEO se habla mucho en otras partes de este sitio, si tu Webmaster se encarga también de esa actividad, tendrá que estar constantemente analizando las estadísticas de tu sitio web y tu competencia, analizando las tendencias y la incidencia de las palabras clave en las búsquedas de Google y Bing, generando contenidos y actualizando los artículos antiguos, y muchas cosas más que se requieren para mantener un sitio optimizado para los motores de búsqueda.

.

Por qué pagarle a un Webmaster: Hospedaje

Luego nos vamos al Hospedaje: incluso en los mejores escenarios, cuando se supone que has contratado un servidor “administrado” (o sea, en el cual ellos mismos te proveen de muchas funciones administrativas), tu Webmaster tiene que estar al tanto de no sobrepasar la cantidad de “inodes” permitida por los supuestos planes “ilimitados”, que son muchas cosas, menos ilimitados (sólo para que entiendas, cada email que envías representa un inode, y cada foto que se sube a tu sitio puede representar entre 4 a 7 inodes).

Si te pasas, tu servidor dejará de funcionar, se colapsará, y simplemente te pedirán que pases a un plan más caro, lo cual va a representar un buen desemboldo de dinero para tí en los meses y años venideros.

.

Por qué pagarle a un Webmaster: Seguridad

Y por último, hablemos de la joya de la corona: la SEGURIDAD. Si tu sitio no es visitado por nadie, y nadie lo conoce, pues no vas a tener muchos problemas. Sin embargo, en cuanto comienzas a tener visitas, y sobre todo cuando llegas a la primera página de búsquedas de Google por ciertas palabras clave, vas a comenzar a tener el acoso incesante y progresivo de los “hackers”, que harán hasta lo imposible por penetrar tu sitio web con las más diversas variantes de código dañino, que les permita realizar sus maléficos designios.

Ese es otro de los momentos donde vas a querer tener un Webmaster a tu servicio de alguna manera, pues toda tu inversión, todo tu esfuerzo de meses o años se puede ir por la cloaca en un segundo de interacción con estos filibusteros de la web.

Espero que hasta aquí te haya quedado un poco más clara la complejidad de mantener, desarrollar, actualizar y asegurar tu sitio web si pretendes usarlo como una herramienta para hacer crecer tu negocio. Veamos para resumir y terminar sólo dos cosas: un pequeño compendio de las tareas que desarrolla un Webmaster, y un acercamiento de lo que podría costarte un servicio de este tipo.




Por qué pagarle a un Webmaster: Tareas

Veamos en un breve resumen parte de lo que un Webmaster habitualmente hace o debiera hacer:

* Diseño del sitio web.
* Diseño de páginas adicionales.
* Optimización de las existentes, y sobre todo, lograr que todo lo que se haga siga siendo responsivo: o sea, que se vea bien en computadoras, tablets y celulares… en este caso, a veces un pequeño cambio en la tipografía puede llevar par de horas de ajustes.
* Reducción y optimización de las imágenes del sitio.
* Actualización del CMS, plugins y si fuera el caso, los widgets.
* Revisiones de seguridad, tanto en el CMS como en el servidor.
* Generación de respaldos (“backups”)
* Actualización y mantenimiento de las Bases de Datos (mySQLS o PHPMyAdmin)
* Estadísticas del sitio web
* Ajustes según los cambios de los algoritmos en os principales motores de búsqueda
* Atención al autorresponmdedor y los emails de tu dominio, entre muchas otras tareas.

Todas esas actividades requieren horas de trabajo, y cada hora de un Webmaster, en dependencia de su experiencia y la complejidad de las tareas que realiza, se paga entre $25 y $50 dólares la hora, pudiendo llegar hasta $100 la hora, en caso de tareas muy especializadas.

.

Cómo Contratar Rentablemente un Webmaster

Veamos los diferentes escenarios posibles, tomando en cuenta que cada situación puede conllevar a matices ligeramente diferentes:

1. Si tu sitio web es muy pequeño, con pocas funcionalidades y pobre incidencia en los resultados de tu negocio, pues entonces como te dijimos arriba, adquiere algunas habilidades básicas de WordPress y de mantenimiento básico de servidores, y no te hará falta ningún Webmaster, excepto par de veces al año, cuando con alrededor de $200 cada vez ($400 en total) puedes conseguir que alguien especializado te actualice todo lo que se sale de los conocimientos que has acumulado.

2. Cuando tu sitio tiene varias decenas de páginas, un blog, y/o una tienda virtual y otras funcionalidades, que requiere de la existencia y actualización de diversos plugins y el propio CMS, así como la correspondencia entre ambos. En ese caso, lo ideal es contratar un “outsocurcing”, o sea, alguien externo, que te lleve a cabo esas tareas por algo alrededor de los $500$1,000 mensuales, dependiendo de la complejidad y el tiempo que toman las tareas a realizar. Puedes creerme cuando te digo que si esto te parece caro, mucho más caro te parecerá lo que tienes que pagar si no cuentas con esa ayuda.

3. Cuando tu sitio está entre los principales resultados de búsqueda de Google y representa una apetecible presa para los hackers; y/o cuando tienes muchas páginas, entradas de blogs y plugins que optimizar, y cuando el sitio web es tan vital para tu negocio que debe estar desarrollándose permanentemente y en constante interacción con tus clientes, entonces lo más aconsejable es contar con un Webmaster a tiempo completo, el cual según su experiencia y las especificaciones de tu negocio, puede representarte una inversión entre $2,000 y $5,000 dólares mensuales… Misma que bajo las condiciones descritas, bien vale la pena, pues es una inversión que, -según las estadísticas de miles de pequeños y medianos negocios-, recuperas en 2-3 meses.

… Y ahora el balón está en tu campo. Cuéntame las experiencias que has tenido con tus Webmasters (sí ya sé que algunos no te han salido muy buenos), o los costos astronómicos que a veces pretenden imponerte, o tu impotencia cuando no puedes resolver por tí mismo (a) los problemas que se te presentan. De cualquier manera, confío en que ahora estés un poco más preparado (a) para definir tu relación con los expertos de la web.

Dr. Manuel Tejeda

Dr. Manuel Tejeda

Consultor especializado en Pequeños Negocios. Diseñador Web, Experto en SEO y Mercado Hispano, que usa WordPress y Marketing Online para ayudar a cambiar el mundo. Director de NEO Citizens Consulting.

Gracias por estar aquí Y por tus comentarios. Si te gustó, sígueme en las redes sociales.