Escribir en Internet: Práctica y Más Práctica

Escribir en Internet no es tan difícil, pero tiene sus “trucos”. Si me pidiesen escoger uno de esos trucos, un acto de magia, una pócima milagrosa para hacer que nuestros artículos y entradas de blog sean más fácil de leer y logren una mejor comprensión y nivel de compromiso por parte de nuestros lectores, esa maravilla de la escritura sería… la Pleca, Punto, Viñeta o -como muchos le llaman para no tomarse la molestia de traducir del Inglés- el “Bullet Point“.

El mejor ejemplo para ilustrarlo son las Presentaciones de PowerPoint: estoy seguro que conoces muy bien la diferencia entre esos slides cargados de aburridos y enormes párrafos, y aquellos que nos resaltan el contenido en forma de plecas.




Eso mismo es aplicable a nuestros artículos y entradas de Blog. Todos (tú, yo, y por supuesto nuestros lectores) amamos las viñetas porque nos hacen el contenido más digerible y nos permiten identificar rápidamente qué es lo realmente importante.
 
Claro, hay que saber utilizarlas. Las buenas viñetas llaman la atención sobre algo que de una u otra forma BENEFICIA al lector… Y además, son:
.
* Simétricas: hasta donde es posible tienen el mismo número de líneas.
* Ordenadas: o sea, siguen una cierta secuencia lógica.
* Sintácticamente similares: o sea, comienzan con la misma parte de la oración, ya sean verbos o sustantivos, pero siempre lo mismo.
* Coherentes entre sí.
.
escribir en la web
.
Las buenas viñetas hacen que el lector se “enganche” con tu contenido, que quiera seguir leyendo, que desee seguir descubriendo qué otros beneficios hay aquí para él o ella. En general son una gran técnica para:




* Hacer que la gente concientize la importancia de lo que está leyendo. 
* Lograr que descarguen un folleto o informe gratuito.
* Hacer que hagan clic en el enlace que nos conviene.
* Generar subscripciones para nuestro blog o sitio, y
* Activar el deseo de comprar un producto o servicio.
.
Cada pleca o viñeta que ofrece algo debe garantizar que se cumpla esa promesa, pero también debe motivar el interés, la curiosidad, el deseo de conocer, de poseer, de lograr cierto beneficio que otros no tienen o que antes no se tenía. Veamos algunos ejemplos de cómo un viejo periódico americano trataba de vender sus subscripciones:
.
* ¿Por qué algunos pacientes reciben un tratamiento especial en los hospitales? Esta pequeña información podría salvarle la vida.
* ¿Cómo conocer los descubrimientos médicos antes incluso que su propio médico?
* ¿Cómo y cuando su presión arterial le puede jugar una mala pasada?
* ¿Será que es posible beber alcohol sin la resaca del día siguiente?
* Los dos populares remedios para la gripe, que juntos pueden provocarle úlceras.
* He aquí una sencilla forma para evitar la Venganza de Moctezuma.
.
Lo que ellos estaban tratando de promover era su Boletín de Noticias, generando tal interés por conocer las respuestas, que las personas estuviesen dispuestas a ordenar su subscripción con tal de satisfacer su curiosidad y obtener el “beneficio” prometido en cada una de esas preguntas o afirmaciones.
.
La mejor manera de llegar a redactar viñetas tan atractivas es:
* Analizar nuestros productos y servicios de manera creativa.
* Identificar los beneficios directos u ocultos que ofrecen, y
* Presentarlos de forma llamativa, un poco “intrigante” y muy prometedora. 
.

Lo importante aquí es tratar de centrarnos en aquellos beneficios que son realmente únicos o encierran cierta novedad, cierto “plus” que cautive a nuestros lectores.

.
Debemos encontrar ese “gancho” que atrape por su relevancia… Por ejemplo, “¿Cómo bajar de peso en 1 semana?” no tiene el mismo efecto que “¿Cómo bajar de peso en 1 semana sin dietas ni ejercicios?“. O “Aprenda Inglés en un mes desde ceros” no está mal, pero nunca atraerá tanto a las personas como “Aunque no sepa Inglés hoy, podrá leer el New York Times en menos de un mes“. (Por cierto, ambas cosas son posibles y en mi próximo artículo “Quien no Cumple sus Promesas tendrá Millones…” voy a abordar el tema.
En resumen, vale la pena invertir tiempo y esfuerzo en identificar aquellas partes de nuestro contenido que pueden ser convertidas de párrafos a viñetas, y luego perfeccionarlas para que encierren la promesa y el beneficio que motivará en nuestros lectores la acción o la respuesta que estamos esperando. 
 

Ese es el truco que no es tal truco, pero que crea la magia que hace más valioso nuestro contenido y convierte la tarea de escribir en Internet en un verdadero arte.

Dr. Manuel Tejeda

Dr. Manuel Tejeda

Consultor especializado en Pequeños Negocios. Diseñador Web, Experto en SEO y Mercado Hispano, que usa WordPress y Marketing Online para ayudar a cambiar el mundo. Director de NEO Citizens Consulting.

Gracias por estar aquí Y por tus comentarios. Si te gustó, sígueme en las redes sociales.