Escribir para Google, ¿Rentable o No?

Escribir es un negocio redituable. Lo fué muchos siglos atrás y lo sigue siendo ahora. La gran diferencia está en que hasta hace poco más de 2 décadas todos los escritores de la historia tenían muy claro que debían escribir para la gente si querían tener éxito. Ahora el objetivo de muchos es escribir para Google… y bueno, también para Bing/Yahoo y otros de los llamados motores de búsqueda, cuyo máximo representante es el todopoderoso y casi omnipresente Google.

.

Vivimos obsesionados con aparecer en la primera página de búsquedas, lo cual es lógico pues la mayor parte del tráfico web (los visitantes que producen el dinero) van hacia los sitios que aparecen precisamente en la primera página.




Extendemos entonces esa obsesión a las “palabras clave“, invertimos mucho tiempo y dinero investigándolas, probando lo que funciona, dándoles seguimiento, espiando a nuestra competencia… y también es lógico pues durante años los motores de búsqueda priorizaron y potenciaron el uso de las famosas palabras clave… y la propia gente cuando busca algo en Internet lo hace utilizando dichos términos: por  ejemplo, “mascotas“, “comida para mascotas” o “comida para mascotas pequeñas“.

Y lo que olvidan muchos es que realmente escribir para Google no es rentable, al menos NO ES RENTABLE A MEDIANO Y LARGO PLAZO. Utilizando ciertas técnicas e incluso algunos trucos, puedes llegar a figurar en la página inicial de búsquedas por determinado tiempo, pero Google y los demás han invertido muchísimo dinero en perfeccionar sus algoritmos de manera que no los puedas embaucar.

Pero aún si lo logras, ni vas a poder disfrutar de ese “éxito” pírrico por mucho tiempo, ni te va a servir para lograr objetivos comerciales significativos (o sea, ventas)… Algunos llegarán a tu sitio, pero cuando ven que no les sirve de nada, que hiciste mucho ruido con la publicidad, pero ofreciste pocas nueces en el contenido, y sobre todo, cuando comprueben que no pueden encontrar lo que están buscando, al igual que aquellas golondrinas del poema, NO VOLVERÁN.




Escribir Para la Gente… ¡Esa es la Cuestión!

Entonces hoy igual que otrora la clave está en escribir para la gente, en específico para la gente que se interesa en tu tema, que tiene preguntas y cuestionamientos que pueden ser resueltos con lo que escribes. Si le das a la gente la información que necesitan y le ayudas a resolver o a ver de forma diferente alguno de sus problemas, si le abres un camino o le ayudas a encontrar la dirección acertada, VENDRÁN y VOLVERÁN tu sitio web.

Indudablemente al escribir estas líneas estoy tomando en cuenta a Google y similares, y te lo voy a demostrar más abajo, pero mi objetivo principal, el propósito de este artículo es ayudarte a entender la encomiable tarea de escribir EN la web PARA la gente. Si esa encomienda se cumple totalmente o incluso en parte, sé que me darás una segunda oportunidad, que lo comentarás con tus amigos, que quizás lo compartas en Facebook o Twitter… Y eso es lo que cuenta.

Si logro cumplir con eso, te aseguro que en algún momento (no puedes desconocer al factor “tiempo“) Google lo reconocerá también, pues la esencia del perfeccionamiento a los algoritmos de Google estriba precisamente en el carácter UTILITARIO de lo que se escribe… si estas reflexiones te son útiles, tendrán la aprobación de Google. Si te hacen pensar, si te motivan a seguir aprendiendo, si crean algún valor en tí, el gigante de Mountain View lo reconocerá tarde o temprano, pues para Google nada es más importante actualmente que LA EXPERIENCIA DEL USUARIO.




Entonces Cómo Quedo Bien con los Motores de Búsqueda

Si el artículo es útil o no, te corresponde a tí juzgarlo. Yo quiero terminarlo mostrándote cómo además de escribir para tí, también tengo en cuenta ciertos requerimientos básicos de lo que se denomina Search Engine Optimization – SEO u Optimización para los Motores de Búsqueda:

1. Elegí una palabra clave foco: ESCRIBIR PARA GOOGLE, la utilicé en el título, en el primero de los subtítulos, en el primer párrafo (la puedes ver en negrilla, que también es aconsejable) y par de veces más a lo largo del artículo, pero “en contexto“, o sea, cumpliendo un objetivo de contenido, no de optimización.

2.  Antes de este acápite o anexo, el artículo en sí tiene 601 palabras, lo cual es excelente, pues ya de entre 300 a 400 palabras se considera bueno (en total incluye casi 1,000 palabras).

3. Utilicé otras palabras claves relacionadas con la palabra “foco”, tales como “búsqueda”, “SEO”, “escribir para la gente”, etc.

4. Incluí enlaces a páginas externas, lo cual se evalúa como un servicio que estoy brindando a mis lectores, pues les estoy ayudando a ampliar la información.

5. Traté de que los párrafos no fueran demasiado extensos (5 líneas máximo), para hacer la lectura más fácil y amena.

6. Mantuve el título dentro de los 60 caracteres y la metadescripción (que no la ves aquí, pero está incluida) en los 150 caracteres que resultan aconsejables; y

7. Le puse a la foto que utilicé un texto alternativo que incluye mi palabra clave foco.

… Y algunos detalles más, de los cuales hablaremos en otra entrada, pues confío en que te hayas quedado interesado (a) y excitado (a) por aprender más de este tema. Y si sabes algo adicional, pues compártelo en los comentarios más abajo, pues será útil a todos nosotros. Gracias.

Dr. Manuel Tejeda

Dr. Manuel Tejeda

Consultor especializado en Pequeños Negocios. Diseñador Web, Experto en SEO y Mercado Hispano, que usa WordPress y Marketing Online para ayudar a cambiar el mundo. Director de NEO Citizens Consulting.

Gracias por estar aquí Y por tus comentarios. Si te gustó, sígueme en las redes sociales.